viernes, 7 de marzo de 2008

¡Otra, otra, otra (canción)!

Don't play it again, Sam


Se llama "Síndrome de La vida loca". Antes se llamaba "Síndrome de Ice, ice baby" y está a punto de convertirse en "Síndrome de Umbrella" (¿de verdad necesitábamos tres versiones el mismo año?). Permítanos explicar:

Cada cierto tiempo llega a nuestro oídos una canción que se instala en nuestra memoria y nos causa emoción... y adicción. El problema está en los millones de personas a quienes les pasó exactamente lo mismo. Pronto, las estaciones de radio, los hoteles, bares, discos y hasta taxis nos bombardean masturbatoriamente con la dichosa canción.

El resultado es que a los tres meses estamos dispuestos a meternos un picahielo en los oídos antes de volver a escuchar a Rihanna, anna, anna, anna, eh, eh, eh.

La canción termina por morir, muchas veces llevándose la carrera del artista entre las patas (¿cuándo fue la última vez que supieron algo de Ricky Martin?), a menos que se convierta en un "clásico" y esté destinada a hartarnos OTRA VEZ en las estaciones de "oldies" y a manos de la banda chafa de tu antro de preferencia.

Así que como servicio social para nuestros sufridos lectores, aquí están las...

Canciones que jamás, jamás, JAMÁS deben volver a ser tocadas.

Stairway to Heaven, Led Zeppelin

Tras jurar y perjurar que no se querían volver a ver, Plant y Page ahora están de gira nuevamente con sus múltiples clásicos, aunque ninguno tan choteado como éste, que pasó de himno épico de los 70s a cliché de banda de viejitos.


Satisfaction, The Rolling Stones

Al parecer esta canción trae un maleficio para los indignos. Britney la "cantó" y enloqueció irremediablemente, luego Angelina Jolie la usó en una película que resultó ser su peor fracaso profesional hasta que los Stones reclamaron su canción, salieron de gira y volvieron a ser los artistas más exitosos del mundo. Mientras tanto, Angelina sigue expiando sus pecados salvando al tercer mundo.


Funky town, Lipps, Inc.

Aunque ya sólo existe en estaciones de "clásicos", esta canción fue uno de los motivos por los que murió la música disco. Aún así, en 30 años no han dejado de pasarla.


I will survive, Gloria Gaynor

Cuando una canción ya es intencionalmente ridícula, la única forma de empeorarla es hacer una versión que invite a los borrachos a bailar en círculo dando patadas sin ton ni son. No hay cantidad de alcohol que le pueda devolver a esta canción ni tantita emoción... ni a ustedes la dignidad.


YMCA, Village People

Es pariente cercana de la anterior por razones que no vamos a discutir aquí. Digamos solamente que jamás pensamos que señoras cristianas de sociedad bailaran esta canción que celebra el sexo anónimo entre caballeros.


You're beautiful, James Blunt


Cuando una canción inspira más parodias que covers, el final está cerca. Tras escuchar esta sobredosis de quejidos, terminamos deseando que James Blunt se hubiera tirado al mar junto con el master de su canción. Afortunadamente, James volvió al anonimato y su canción al archivo.


Walking on sunshine
, Katrina and the waves

Si cuando escuchas esta canción en los cortos de una película, te dan ganas de verla, seguramente eres de las personas que se pregunta si al final de la peli, Sandra Bullock y Keanu Reeves terminarán juntos o no.


Underneath your clothes, Shakira


Después de un fracaso rotundo en EU, la canción fue un hit inesperado al sur del Río Bravo, tal vez porque sólo aquí se podría tomar en serio una canción de Shakira tratando de hablar inglés. Por si las dudas, Shakira jamás volvió a hacer una canción en inglés sin mover el bote, reservando las baladas sentimentales para sus fans adictos a las telenovelas.


One, U2


Después que el Banco de América utilizó esta canción para simbolizar su adquisición del MBNA, la canción perdió el poco sentimiento que le quedaba. Es casi doloroso ver a un ejecutivo cantar "One bank, one card" desbordándose de emoción ante la unión de dos megacorporaciones dedicadas a prestar dinero con intereses.


Losing my religion, R.E.M.


Aunque R.E.M. tenían mucho tiempo de ser admirados por universitarios gringos, fue esta canción la que los convirtió en estrellas, probando que la mandolina no es solamente para estudiantinas y que la música deja de ser alternativa cuando todo el mundo la escucha.


Imagine, John Lenon


No sabemos cómo este llamado a hacer del mundo entero una comuna anarco-socialista y laica se convirtió en un himno de la cursilería. A arruinarla han contribuido censurando las partes: "imagine there's no heaven... and no religion too". Si con esta pizca de controversia, ya la ponen todo el tiempo, la versión censurada son capaces de ponerla a la hora de pedir las limosnas en misa.


Aserejé, Las Ketchup


No queríamos dejar esta canción fuera del conteo, porque debe servir como recordatorio para que no dejen que vuelva a pasar. Pasaron casi 5 meses antes de que esta canción implotara y desapareciera del universo sin dejar rastro alguno, pero nunca debemos olvidar cuán bajo caímos como especie.


Crazy in love
, Beyoncé

Lo más divertido es que Beyoncé lleva años dándole a las teiboleras repertorios ideales para sus bailes y en todo en este tiempo, ni un sólo latinoamericano ha podido pronunciar bien su nombre.


Hollaback Girl
, Gwen Stefani

De skatera de cuarta a rockera respetable a diva pop a egomaniaca más allá de las palabras, Gwen Stefani penetra dolorosamente nuestro cráneo como los litros de peróxido que se pone. Su sola voz ya es para rechinar los dientes y letras como "this shit is bananas, más el incesante (pero muy incesante) deletro "b-a-n-a-n-a-s" convierten lo que pudo haber sido una canción mediocre en un instrumento de tortura digno de Guantánamo.


My humps, Black Eyed Peas


Nada más representativo de la era post-post-feminista que Fergie jactándose de los beneficios económicos que le traen sus curvilíneos atributos. Este video, que más bien parece comercial de la línea de equipaje de Louis Vuitton, también representa el último clavo en el ataúd de los Black Eyed Peas como artistas.


Ironic, Alanis Morrisette


Una canción mediocre si se la compara con el resto del disco Jagged Little Pill, pero su éxito fue tan grande que se comió viva a Alanis Morrisette, (también contribuyó la estupidez esa de Thank you, India). Lo único que era verdaderamente irónico de esta canción es que la cantautora no sabía el significado de ironía y de paso transmitió su ignorancia a toda una generación (¿de qué otra forma se explica la campaña de Cerveza Sol?).


Hotel California, The Eagles


La ganadora, por mucho, de esta lista. Cuando se reunieron en los 90s, después de haber jurado que antes se congelaría el infierno, Eagles nos regaló con una versión extra larga de su ya extra larga canción. La canción pegó tanto que inspiró versiones de ska, cumbia y banda, que junto con la acústica, nunca rebasaron a la original, pero que nos dejaron incapaces de volverla a oír, así que, mejor les regalamos esta joya de final:



¡Haznos publicidad sin ganar un centavo, compártelo en Facebook!

2 comentarios:

Is real? dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Is real? dijo...

.

Creep - Radiohead

.